Extremos sin nombre

Los extremos no tienen nombre,
aunque nombro tu extremo y el mío.
Son de un sabor que no se pudre
ante el pensamiento que desea anuncio,
una vista previa ante el mundo,
una raíz sentada sobre un muro.

Los extremos se nombran,
se atisban lejanos en la autovía
cuando la tarde se siente.

Quizás se besen,
pero será el espejo que los recoge,
como en un lienzo,
los labios se dan la vuelta
y vuelven.

Como en un lienzo
cuando la tarde se sienta,
los extremos no tendrán nombre.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s